lunes, 24 de febrero de 2014

inodoro para enfermos Alzheimer



Llega el momento que nuestros enfermos ya no son capaces de sostener su cuerpo sentado en el inodoro (tasa o retrete) es el momento de adaptar un sillón o silla acojinado que sostenga su espalda y brazos.

Muchas de las veces nos aferramos a que nuestro enfermo haga sus deposiciones en una tasa de baño común llegando a sufrir lesiones por la fricción de su cuerpo en esa superficie dura.

Existen a la venta diferentes aditamentos para estos inodoros, pero estas medidas suelen ser insuficientes cuando nuestros enfermos están agotados y no se sostienen de ninguna forma.

nuestro consejo consiste en olvidarnos por completo de estos inodoros y contratar los servicios de un buen carpintero que nos construya una silla o sillón a la medida de nuestro paciente, con respaldo y apoyo de brazos, forrado con esponja de 10 cm con un hoyo no tan amplio, tan solo lo suficiente para tener más superficie de apoyo de las nalgas y con una bolsa plástica desechable de tal forma que el enfermo esté sentado en la boca del hoyo y la bolsa a la vez, claro que ayudará tener acceso por debajo para palpar la posición, poner un recipiente y hasta en ocasiones ayudar a sacar los tapones.

Es necesario aclarar que llega el momento en que nuestros enfermos ya no dan ninguna señal que están por deponer y que se hacen en su pañal en cualquier momento, esto sucede después en la etapa de inmovilidad (cama/sillón) y la situación cambia radicalmente, de lo cual hablaremos en otra entrada.

He aquí aditamentos para tasa o retrete no muy funcionales.


 


Estas otras opciones son mas funcionales pero económicamente inaccesibles además les falta acojinamiento.




Gracias por su atención estimados lectores

sábado, 11 de enero de 2014

La tasita (pozillo) trasparente

Cosa sencilla que funciona

Cuando nuestros enfermos de Alzheimer ya no pueden alimentarse por si mismos la paciencia y algunos trucos nos ayudan a hacerlo con eficiencia.

Sabemos que existen riesgos de atragantamientos al alimentarlos, especialmente los líquidos, es por eso que muchos de nosotros preferimos usar una cucharita y de a poco a poco.

Pero resulta que a nuestra querida Paulita le encanta el café y siempre dice con su mirada que quiere pegarle un buen sorbo a esa tasa humeante frente a Ella.

Pues bien la solución la encontramos en una tasita de boca ancha y de preferencia que sea trasparente, así podremos tener control en todo momento de su anhelado sorbo. 

Pienso que los enfermos de Alzheimer no pierden el gusto de los sabores y las temperaturas de sus alimentos y sus gustos arraigados como el tomar un café ayudan al enfermo a aferrarse a su personalidad y gozarlo en realidad como lo hace Paulita.



lunes, 6 de enero de 2014

El CANSANCIO no perdona, el ALZHEIMER no descansa




Las labores de cuidado a un enfermo encamado en fase pre-terminal a muchos parecería ser sencillas y rutinarias, incluso he leído opiniones que el cuidador "descansa" durante esta etapa dado que el enfermo no tiene movilidad es dependiente de su cuidador y duerme la mayor parte del tiempo.
En nuestra experiencia podemos asegurar que no hay tal descanso, las actividades de cuidado en la fase pre-terminal se hacen más difíciles en la medida que el enfermo no coopera en ninguna de las tareas a realizar, se multiplica el riesgo de escaras, desnutrición, entumecimiento, infecciones etc. y las tareas en esta etapa se prolongan y se hacen cada vez más difíciles, si se deja algo por hacer podría provocar problemas al enfermo.

Las prioridades cambian y se enfocan más en lo corporal que en lo cognitivo, se lucha por mantener las funciones del cuerpo procurando su confort, se lucha contra el entumecimiento del cuerpo, la acumulación de flemas por el encamamiento , evitar las escaras, las infecciones urinarias o de pulmón y hasta alimentarlos se torna una tarea difícil, en este punto los medicamentos para retardar la enfermedad dejan de ser efectivos en la medida que el daño cognitivo ya es muy avanzado.

Esta última etapa que cursamos, podría ser de meses o años, no sabemos esto, porque es tan frágil su salud actual que con tan solo una simple infección respiratoria podría desencadenar lo inevitable.

he aqui algunas cosas que nos funcionan:

Son necesarios los ejercicios en sus extremidades de forma suave y rutinaria, vigilando su semblante pues se expresará en caso de dolor, consulte al especialista y aprenda en videos para no lastimar  y saber como hacer los estiramientos y flexiones, recomendamos dar múltiples palmadas cóncavas en pecho y espalda de forma rutinaria como prevención de flemas, sentarlos en orilla de la cama de vez en vez, palmearlos, abrazarlos, cargarlos por debajo de ambas axilas y hacerlos caminar o mantenerse de pie un rato antes de sentarlos en sillón para darle sus alimentos.
Al acostarlos utilizar un cojinete suave en su pecho que lo entrelace sus brazos, otro entre piernas para evitar roces, tener horarios para los cambios de posición, cambios de pañal, alimentos por boca o bolsa o ambos como es nuestro caso, la higiene y humectación de la piel y la eliminación de humedad son muy importantes, en zonas frias se debe evitar las corrientes de aire y cambios bruscos de temperatura.

Somos afortunados como pareja (esposos) al compartir las tareas y los descansos, y contar con nuestros hijos incondicionalmente. En esta etapa es imposible hacer todas las actividades sin ayuda, el cansancio es acumulativo y progresivo, por eso es importante hacer conciencia a la sociedad especialmente a los familiares que se desligan con falsos pretextos para no ayudar en este terrible mal del Alzheimer.